Altman Z-Score

    el altman z-score y la crisis del 2008 y los bancos

    El Altman Z-score es el resultado de una prueba de resistencia de crédito que mide la probabilidad de quiebra de una empresa de fabricación que cotiza en bolsa. El Z-score, se basa en cinco ratios financieros que se pueden calcular a partir de datos que se encuentran en el informe anual de 10K de una empresa.

    El Altman Z-score se calcula de la siguiente manera:

    formula del altman z-score

    Dónde:

    A = Capital de Trabajo / Activo Total
    B = Utilidades retenidas / Activo Total
    C = Ganancias antes de intereses y de impuestos / Activo Total
    D = Valor de Mercado de las Acciones / Pasivos totales
    E = Ventas / Activo Total

    La primera relación (capital de trabajo / activo total) es un buen indicador de la capacidad que tiene una empresa para continuar con sus operaciones los próximos meses. La segunda relación es un buen indicador de la deuda en la empresa y si tiene un historial de rentabilidad. La tercera razón es una medida de la eficiencia en la que indica cuántos centavos la empresa genera en resultados por cada dólar de activos que posee. La cuarta razón es una medida de la «confianza» del mercado en la compañía. La quinta relación es similar a la tercera relación en que se mide la eficiencia de la compañía en el uso de sus activos para generar ventas.

    Una puntuación por debajo de 1,8 significa que la empresa, probablemente, se dirige hacia, mientras que las empresas con puntuaciones superiores a 3,0 no son propensas a ir a la quiebra. Cuanto menor / mayor sea la puntuación, menor / mayor sea la probabilidad de quiebra.

    Los inversores pueden considerar comprar una acción si su valor de Altman Z-Score está más cerca de 3 y vender o vender en corto una acción si el valor está más cerca de 1.8.

    ¿Por qué el Altman Z-Score es importante?:

    El Z-Score es una métrica que suelen utilizar los analistas financieros, a pesar de que es sólo uno de muchos modelos de calificación de crédito en uso hoy en día que combinan esencialmente indicadores financieros cuantificables con un pequeño número de variables en un intento de predecir si una firma fallará o no.

    Con el tiempo, sin embargo, el Z-Score ha demostrado ser uno de los indicadores más fiables de la para intentar predecir si una compañia ira a la quiebra. De hecho, cuando Altman reevaluado sus métodos mediante el examen de 86 empresas en dificultades desde 1969 hasta 1975 y luego 110 empresas en quiebra, de 1976 a 1995 y posteriores 120 empresas en quiebra desde 1996 hasta 1999, el Z-Score tuvo entre el 82% y el 94% de precisión. Sin embargo, el altman z-score depende de que tan confiables son las finanzas de la empresa. Si estas son engañosas o incorrectas, el Z-Score será, también.

    En 2007, las calificaciones crediticias de valores específicos relacionados con activos se calificaron más alto de lo que deberían haber sido. El Altman Z-Score indicó que los riesgos de las compañías estaban aumentando significativamente y podrían haberse dirigido a la bancarrota.

    Altman calculó que la mediana del Z-Score de las empresas en 2007 fue de 1.81. Las calificaciones crediticias de estas compañías eran equivalentes a una B. Esto indicaba que el 50% de las empresas debían haber tenido calificaciones más bajas y tenían una alta probabilidad de quebrar.

    Los cálculos de Altman lo llevaron a creer que se produciría una crisis y que habría un colapso en el mercado crediticio. Altman creía que la crisis se derivaría de los incumplimientos corporativos, pero la crisis comenzó con valores respaldados por hipotecas. Sin embargo, las empresas pronto incumplieron en 2009 a la segunda tasa más alta en la historia.