Contabilidad Agresiva

    el impacto en los mercados de la contabilidad agresiva

    La contabilidad agresiva o aggressive accounting por su traducción en ingles, se refiere a una practica donde un departamento de contabilidad o un contador de manera deliberada e intencionada manipulan las finanzas de su empresa con el fin de presentar sus ingresos hacia los accionistas como mayores de lo que realmente son. Esto es para mostrar una situación de la empresa mas favorable de lo que realmente esta.

    A la contabilidad agresiva también se lo conoce como contabilidad creativa.

    La práctica de la contabilidad agresiva pretende presentar los ingresos de una empresa mas altos de lo que realmente son, a fin de incrementar el valor de mercado de las acciones de la compañía mediante la presentación de figuras atractivas para los inversores actuales y potenciales. Esto generalmente implica la manipulación de los gastos en relación con los ingresos. En consecuencia, los estados financieros de una empresa reflejan una situación favorable con el fin de estimular la compra de acciones por parte de los accionistas o potenciales inversionistas, elevando así el precio de las acciones de la empresa y por ende su valor.

    ¿Por qué la Contabilidad Agresiva es importante?

    La contabilidad agresiva es un método en muchos casos ilegal usado para falsificar datos financieros de una empresa. Generalmente eso se logra con la manipulación de los principios contables generalmente aceptados (PCGA). Por esta razón, la presencia de este tipo de prácticas es muy dificil de detectar al menos que una persona cercana al proceso de contabilidad de una empresa pueda detectarlo y este dispuesta a divulgarlo.

    Las empresas Enron y WorldCom experimentaron las consecuencias devastadoras de la contabilidad agresiva en la década del 2000 cuando se reveló que ambos exageraron sistemáticamente los ingresos con el fin de ser mas atractivos para los inversores. Esta empresas fueron a la quiebra y dejaron a una gran cantidad de gente en la calle así como un impacto severo en los mercados. A raíz de este problema el gobierno de los Estados Unidos paso la ley Sarbanes-Oxley de 2002 (SOX). Esta busca proteger a los inversores de la posibilidad de actividades fraudulentas de contabilidad en las empresas. La Ley Sarbanes-Oxley (SOX) ordenó reformas estrictas para mejorar la divulgación de información financiera de las empresas y evitar el fraude contable.