Cuentas por Cobrar

    ejemplo cuentas por cobrar

    Las cuentas por cobrar o accounts receivables (AR) por su traducción en ingles, se refiere a la cantidad de dinero que los clientes adeudan a un compañía relacionado de una venta o prestación de servicios a crédito, es decir que todavía no se han pagado. Básicamente, es una obligación legal por parte de los deudores a pagar el monto adeudado dentro de un plazo establecido. Es por estas razones que dichas cuentas se consideran casi como efectivo.  Generalmente el crédito extendido a los clientes es por un periodo corto pero puede depender a la industria donde opere la empresa.

    Las cuentas por cobrar se encuentran en el balance general en los activos corrientes (se espera que se transforme en efectivo en menos de 12 meses) dentro de los estados financieros de una empresa. Lo que para una empresa es un activo corriente para la otra compañía que debe es un pasivo corriente (cuentas por pagar).

    Supongamos que una empresa vende $100 mil dolares en en circuitos a una compañía que fabrica computadoras ofreciendo 30 días de pago sobre las partes. Cuando la empresa que compro las partes las recibe (se traspasa la posesión de las partes) sus cuentas por pagar aumentan $100 dolares, mientras la compañía que las vende reduce su inventario en $100 mil dolares y aumentaran sus cuentas por cobrar en $100 mil dolares. Cuando la empresa reciba el pago de las partes, esta hará un ajuste en las cuentas por cobrar reduciendo $100 mil dolares y aumentando su efectivo por la misma cantidad.

    En el momento en que las cuentas por cobrar se transforman en efectivo, es decir sube el flujo de caja, el capital de trabajo de la empresa aumenta. Cuando las cuentas por cobrar suben, esto se considera como que la compañía esta usando su efectivo para financiar las ventas ya que no ha podido convertir sus cuentas por cobrar en efectivo.

    ¿Por que las Cuentas por Cobrar son Importantes?

    Las cuentas por cobrar son consideradas dinero en efectivo por las empresas ya que la expectativa es que estas se transformen en un flujo de caja en el corto plazo. Una empresa con altos niveles de cuentas por cobrar puede estar teniendo problemas de recolección de cartera o puede estar ofreciendo términos de pago muy flexibles. Cualquiera sea el caso, esto tendrá un impacto negativo en su flujo de caja. Por otro lado si una empresa tiene bajos niveles de cuentas por cobrar puede significar que los clientes a los que le vende son responsables con sus pagos o que tiene políticas de crédito muy estrictas. En este caso, la compañía debería evaluar si esta perdiendo ventas y clientes potenciales por tener términos de pago tan estrictos.

    En algunos casos, las cuentas por cobrar son usadas como garantía para pedir prestamos y financiar el capital de trabajo. El nivel de las cuentas por cobrar tiene un impacto directo en ciertas medidas y ratios financieros entre las que se incluye: capital de trabajo, razón corriente, la prueba de ácido, y otros ratios de liquidez.

    También es importante reconocer que las cuentas incobrables no se pueden clasificar como activos ya que la empresa reconoce que no va a poder convertir esas cuentas en efectivo. Al declarase como incobrable, la empresa reclasifica el monto de la cuenta a una provisión para cuentas de cobro dudoso o incobrables.